¿Por qué se auditan los estados financieros de empresas listadas en la BVL?

Por: Estudios Económicos y Sectoriales - FRI ESAN


Una empresa que lista en la Bolsa de Valores de Lima (BVL) puede tener como accionista a cualquier persona jurídica o natural que adquiera sus acciones. Esto permite que la empresa obtenga capital mediante la colocación de sus acciones, pudiendo financiar sus operaciones y/o proyectos, pero a la vez esta posibilidad conlleva a una responsabilidad: la obligación de ser transparente con la información y cumplir con estándares para sintetizarla y presentarla.

La transparencia busca proteger a los inversionistas de posibles estafas por falta de información suficiente. Por ejemplo, los Initial Coin Offerings (ICO)[1] en EEUU han resultado en varias empresas fraudulentas tomando dinero de personas naturales no informadas, debido a la inexistencia de regulación al respecto, por tratarse de un mecanismo de inversión nuevo. Algo similar podría ocurrir con las empresas que listan si estas no estuvieran sujetas a altos estándares.

Existen muchas formas en las que los requerimientos de transparencia se materializan. En particular, las empresas listadas en la BVL están obligadas a presentar sus Estados Financieros (EEFF) auditados por una entidad independiente. Los EEFF son últimamente una síntesis de la información contable de la empresa, y deben ser construidos y presentados de acuerdo con Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF)[2].

Una entidad auditora independiente de la empresa es necesaria porque permite construir un puente de confianza entre la administración de la empresa con sus accionistas, potenciales inversionistas y otros stakeholders. La credibilidad generada por la empresa auditora se basa, tanto en su imparcialidad e independencia como en su conocimiento especializado del marco contable necesario, para que la información presentada no genere confusiones o inexactitudes, todo esto desarrollado bajo el marco de las Normas Internacionales de Auditoría (NIA).

Existen responsabilidades definidas en el proceso de auditoría, siendo la administración de la empresa listada la responsable de la preparación y presentación de los EEFF, mientras que la responsabilidad del auditor consiste en expresar una opinión sobre si en dichos EEFF existe una seguridad razonable de que no presentan errores materiales, ya sea por fraude o error.  Es preciso indicar que una auditoría no está diseñada para detectar fraudes; por ello, a pesar de que el auditor realiza un análisis sistemático de la información y los supuestos utilizados para elaborar los EEFF, no realiza una investigación forense sobre las operaciones de la empresa. La opinión del auditor se basa en una seguridad razonable, la cual es últimamente un concepto subjetivo que depende del juicio profesional de la entidad auditora.

Al respecto, en los últimos años los inversionistas y otros stakeholders han venido solicitando que el dictamen del auditor contenga mayor información, de manera que el lector pueda comprender desde la óptica del auditor los temas clave observados en el proceso de auditoría. Es así que, a partir del 15 de diciembre de 2016, entraron en vigencia nuevas normas y modificaciones de las NIA relacionadas a presentación de información del auditor. Estas normas y/o modificaciones requieren presentar en el dictamen del auditor temas clave de auditoría, evaluación de la empresa en marcha, entre otros cambios. En el Perú, estos cambios aún están pendientes de aprobación por parte de la Junta de Decanos de Colegios de Contadores Públicos, esperando su aplicación en el corto plazo.

Si desea poder identificar las técnicas y herramientas utilizadas para la elaboración de los dictámenes de auditoría, y tener la capacidad de analizar a profundidad los registros, comprobantes, documentos y otras evidencias que representan el soporte de los importes reflejados en los estados financieros; el FRI ESAN, en alianza con Sentinel, ha lanzado el Diploma de Especialización en Auditoría Financiera.

 
[1] Los Initial Coin Offerings (ICO) son ofertas iniciales de criptomonedas (análogas a las ofertas iniciales de acciones). Al ser un producto novedoso, la regulación es casi inexistente, por lo que se han dado incidentes de fraudes en algunos casos (ejemplos: 1, 2, y 3).
[2] Las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) son estándares contables establecidos por una entidad privada sin fines de lucro con el fin de homogeneizar normas contables alrededor del mundo.

Artículo elaborado en colaboración con HECTOR PEREZ SANTA CRUZ, Director de Auditoría en PwC Perú.