Accidentes laborales en el Perú

Por: Estudios Económicos y Sectoriales - FRI ESAN



Más de 2.3 millones de personas mueren al año por accidentes o enfermedades laborales. Otros 317 millones sufren accidentes no fatales que los alejan del trabajo. Según el Director de la OIT para los Países Andinos, Philippe Vanhuynegem, el costo global de malas prácticas en seguridad y salud en el trabajo se estima en 4% del PBI, anualmente.

En el Perú, la problemática ha sido abordada por el Estado mediante la creación del Sistema Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (SNSST), conformado por un consejo nacional y 23 consejos regionales[1], y la elaboración del Plan Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2021 (en adelante, el PLAN). En el Perú, de acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Trabajo (MINTRA), los accidentes laborales afectan desproporcionalmente a los hombres y están asociados a ciertas ocupaciones de mayor riesgo, aunque no debe confundirse una mayor propensión con exclusividad. Los accidentes afectan al trabajo en general: cerca de 3,000 mujeres sufrieron accidentes en el 2016, mientras que ocupaciones poco riesgosas cómo publicidad o enseñanza superior reportaron más de 50 accidentes cada una.

Accidentes laborales en el 2016 – Por grupo de actividades (CIIU) y sexo

Fuente: Ministerio del Trabajo y Promoción de Empleo, 2016. No incluye accidentes mortales, que sumaron 151 en el 2016.

Las estadísticas antes presentadas se basan en notificaciones de las empresas al MINTRA[2]. Sin embargo, en un país donde más de dos tercios de la fuerza laboral es informal, el grueso del problema se encuentra poco visibilizado. El PLAN contempla acciones que permitirán mejorar la situación de los trabajadores informales, como la elaboración de una encuesta sobre las condiciones laborales y ambientales de los trabajadores en el país, y el desarrollo de metodologías especiales de orientación técnica para las MYPE. Adicionalmente, el PLAN prevé aumentar la capacidad de SUNAFIL para realizar inspecciones y promover la autoevaluación por los propios empleadores. Ahora, las empresas estarán obligadas a realizar actividades de prevención, incluyendo capacitaciones a sus trabajadores.

Es en tal sentido que durante los últimos años  la Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo se considera cada vez más cada vez más como un requisito por las organizaciones. Esta busca identificar y validar el conocimiento de cada colaborador para desenvolverse en el trabajo de una ocupación o grupo de ocupaciones en cualquier rama de la actividad laboral, con la finalidad de un real aporte para enfrentar y afrontar los particulares riesgos en cada puesto laboral. Para su adecuada implementación, debe contarse con la participación de todos aquellos que utilizan condiciones laborales y realizan actos laborales a partir de un enfoque preventivo. Además, la gestión de las actividades y procesos es un factor fundamental para asegurar que la implementación del Sistema de Gestión en Seguridad y Salud en el Trabajo tenga un efectivo impacto en la productividad.

El SEMINARIO EN GESTIÓN INTEGRAL DE LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO a cargo del Ing.  Jorge Luis Barreto Sánchez[3] , brindará un aporte sobre el estilo necesario bajo el cual se deberá realizar la gestión de la seguridad y salud en el trabajo. De manera que, se consiga alcanzar prontamente los objetivos de la organización bajo una correcta implementación de la seguridad y salud en el trabajo.

 
[1] En total serán 26, después de la implementación de los consejos regionales de Ayacucho, Pasco, y Madre de Dios.
[2] Esto se complementa con el Sistema de Vigilancia de Accidentes de Trabajo del MINSA, la información de accidentes de trabajo del MEM, y la información de enfermedades profesionales de ESSALUD.
[3] Artículo del FRI ESAN en colaboración con: Ing. Jorge Luis Barreto, Auditor Internacional en Seguridad, Salud en el Trabajo, Medioambiente, Calidad.